martes, 23 de febrero de 2016

El Samsung Galaxy S7 y la refrigeración líquida












La refrigeración líquida ayudará a mantener una temperatura baja de la CPU, y por tanto, de todo el terminal. La disipación del calor debería ser mucho más rápida y eficiente que cuando no existe esta refrigeración y evidentemente, los beneficios repercutirán en los momentos de más estrés, por ejemplo a la hora de jugar. que es  Un apartado, en el que Samsung a hecho hincapié durante su presentación. 
Es común que los fabricantes implementen vía software un limitador para que, llegados a una determinada temperatura, el procesador y en algunos casos también la GPU reduzcan su potencia (por ejemplo, a un 50%), para que esa temperatura baje. Es algo que, en jerga informática, se conoce como thermal throttling. pero Con la refrigeración líquida en combinación con los avances en los chipsets, que deberían consumir cada vez menos energía y por tanto generar menos calor,